Este edificio ecológico en Hamburgo es el primero en obtener su energía de las algas

Arup, la firma de ingeniería y diseño que trajo al mundo el Centro Pompidou y la Opera House de Sydney, reveló su última creación de arquitectura hipermoderna en Hamburgo. Desde afuera, la superficie del edificio de 15 pisos se ve como una lámpara de lava verde con burbujas del tamaño de un edificio.Pero las burbujas tienen una función: ayudan a alimentar y ordenar las algas vivientes incrustadas en la parte externa del edificio con Coeficiente Intelectual Biológico. Uno por uno, los paneles de vidrio de 8 pies por 2 pies de color verde –la fachada bioreactora de $6.58 millones de dólares del edificio– le dan energía a toda la estructura, haciéndolo el primer edificio del mundo con energía por medio de algas y teóricamente completamente autosuficiente.

Ideado en 2009 como parte de la Exhibición Internacional de Edificios de Hamburgo, el edificio con Coeficiente Intelectual Biológico (BIQ) de Arup es parte de un movimiento europeo para el diseño de estructuras neutrales en cuanto a emisiones de carbono, autosuficientes y con energía renovable.

Un estudio en el potencial de energía de las algas, en algún momento consideradas una simple molestia del estanque, se volvió más serio durante la crisis de gas de 1970 en el Laboratorio Nacional de Energía Renovable de Estados Unidos. Produciendo aproximadamente cinco veces tanta biomasa por pie cuadrado como las plantas de tierra y desarrollándose con dióxido de carbono, las algas tienen la capacidad de crecer casi sin límite y de producir lípidos grasos y gases que pueden ser transformados en energía relativamente limpia. Pero la investigación oficial terminó en 1990 cuando los científicos concluyeron que los beneficios de alimentar, criar y cosechar algas no eran todavía competitivos con los bajos precios del petróleo en ese entonces.

El BIQ es la primera estructura residencial que se ha realizado completamente con la propuesta de energía por medio de algas. El edificio está cubierto con sus dos lados expuestos al sol con vidrios llenos de algas colgantes.

Al sistema se le bombea aire presurizado, alimentando los organismos con dióxido de carbono y otros nutrientes mientras se mueven –creando el efecto de lámpara de lava– para prevenir que se peguen al vidrio y se pudran. Los limpiadores quitan cualquier biomasa que esté pegada, dándole más luz del sol a las algas que quedan para hacer fotosíntesis. Periódicamente, se toman algunas algas, se vuelven biocombustible y se queman en un generador para producir energía. El exceso se puede vender a cambio de suplementos de comida, generación de metano para proveedores de energía externa, o se puede guardar para después. El resultado es un edificio protegido del calor del verano por el follaje de algas, aislado del ruido de la calle y potencialmente generando la energía para sostener su propio cosechador, calor y electricidad.

El equipo de Arup está compuesto por futuristas. El mismo año en el que mostraron el BIQ, también publicaron el informe “It’s Alive” (“Está Vivo”), visualizando un 2050 con cultivos verticales en rascacielos gigantes, robots de mantenimiento con propulsión y pintura fotovoltáica, una lista de deseos de una tecnología que parece casi de ciencia ficción.

Fuente: http://magazine.good.is/

Articulo Destacado
Articulo Reciente
Siguenos en
  • Facebook Classic
  • Twitter Classic
  • Instagram Social Icon
  • Pinterest Social Icon
  • YouTube Social  Icon

Sucursal Puebla

Av. Juárez 1312. 5o Piso. Of. 504.
Col. La Paz. C.P. 72160

Puebla, Puebla. México.
hola@sustenthabit.com

2016 | GRUPO SUSTENTHABIT TCI S.C. ®
Todos los derechos reservados.

Sucursal Merida

Torre Magnia Corporate Center

Calle 15 #503 x 18 y 22

Piso 7 Centro de negocios Avanti
Col. Altabrisas C.P. 97130

Merida, Yucatan. México.
hola@sustenthabit.com

whatsapp-xxl_edited_edited.png

CONTACTO